Se hacen muchas novelas sobre la crisis, de la crisis y contra la crisis, pero apenas una que otra supera su propio estado crítico, una bancarrota narrativa, unas intenciones a la baja y como de saldo de comercio chino al por mayor. Una gran mierda, las novelas sobre la crisis, caballos ganadores de carreras que no se dan, confundidoras, como llevamos años diciendo, de las buenas intenciones de la literatura con la literatura de calidad. Todos estamos hasta los cojones de los bancos y de los políticos y de la pobreza del hombre medio, pero ese hartazgo no se repara...
12comentario(s)
Suscribirse a Recaredo Veredas