Antes de leer nada de Philip Larkin yo ya era fan de Philip Larkin. Hay autores así: no hace falta leerlos para que te gusten mucho. Philip Larkin: qué nombre, qué look; qué edición tan bonita la de Lumen. Llámame hipster. Un lector: ¡Puto snob! Eso. Hablemos castellano. Larkin habla castellano vía traducción. Son sólo 110 páginas. Inglés hablamos todos un poco, podemos cotejar el trasvase idiomático, jugar con las cartas boca arriba. Ya había leído Las bodas de Pentecostés, y la sensación con la poesía toda de Larkin ha sido la misma: ¿hola? No recuerdo un solo verso, un...
4comentario(s)
Suscribirse a Philip Larkin