En general, una novela donde la protagonista se folla a un oso me la tengo que leer. Impedimenta, también en general, no suele publicar novelas zoofílicas, pues el sello madrileño tiene un público más bien señora que demanda amores de señorita -hay quien lee para rejuvenecer- y tramas coquetas y algunos sombreros y mucho nácar. Últimamente abunda la novela vieja que sale barata editar, con títulos que incluyen la palabra "librería" o algún nombre propio de prosapia anglosajona, cuando no ambas cosas a la vez. "La librería de sir Maxwell Pickford", en un poner. Así que hay...
2comentario(s)
Suscribirse a Marian Engel