Tocho 2007, llego a él como se llega a tantos libros: por otro libro. Fue Autobiografía de papel, de Azúa, el que me puso la golosina de este libro en el paladar, un deseo de leerlo. Creo que Azúa lo calificaba de "extraodinario". Y ahí que fui, confiando en la recomendación del que escribe para que yo, a mi vez, lo recomiende.  A José Luis Pardo -hay toda una minisección de la cultura española firmada "Pardo"- lo había leído ya en Nunca fue tan hermosa la basura, donde está el análisis más inteligente que he visto hacer nunca sobre Bartleby, el escribiente. Esto no es...
2comentario(s)
Suscribirse a José Luis Pardo