Rosa Chacel es una escritora de Valladolidad que escribe con prosa de Valladolid. Lo primero es mucho peor que lo otro. Al ser de Valladolid, Francisco Umbral le tomó la matrícula, y en su diccionario, en alguna columna, y seguro que en algún tuit desde el infierno donde pena, el autor de Mortal y rosa nos desaconsejó viva y efectivamente la lectura de su vecina y co-ciudadana. Quiero decir que Umbral odiaba a Chacel sobre todo por vivir en Valladolid, y hacerle a él menos de Madrid, y menos escritor, y menos feliz: tenía que competir literariamente con una señora de té a...
1comentario(s)
Warlock es, entre otras muchas cosas, una grandísima novela del Oeste, valga el oxímoron, publicada en 1958 por Oakley Hall. Oakley Hall llevaba en el nombre escribir un western, pero no en el origen: San Diego. Yo creo que en San Diego nunca hubo Oeste, porque ya era casi Japón, mar, costa, hippies y un zoo que dicen que está bien. Así a bote pronto, me imagino a Hall como el tipo más aburrido del mundo, siempre de aulas, estudiando y dando clase, con talleres, campus llenos de libretas, alumnas arrimadizas y alumnos quizá más arrimadizos. Así las cosas, era fatal que...
2comentario(s)
Aparte de novela negra, el verano da ganas de leer libros ligeros. Los libros de viajes, de crónicas, de costumbres son enormemente ligeros. Y quizá no haya un libro más ligero, más nimio, más humilde que este Viaje en autobús de Josep Pla.  A mí me sonaba desde hace tiempo, porque, dejando a un lado El cuaderno gris, Viaje en autobús se cita mucho y primeramente entre lo legado por la pluma Pla. Hasta aquello de que en autobús el "vuelo es gallináceo" lo tengo yo leído en algún blog, comentario, novela, artículo o galleta de la suerte. El caso es simple y fácil: Pla...
2comentario(s)
Leo en edición de bolsillo y en español la novela de un francés que, hace 200 años, la mayoría de la crítica dijo que era una puta mierda. Una pena. Una pena que, gracias a este patinazo de los zoilos decimonónicos, y a esa simple anécdota que generaron con su errado juicio, cualquier escritor de ahora mismo pueda dormir tranquilo después de que la crítica de su tiempo diga que su novela es una puta mierda. ¡Pues de Balzac dijeron lo mismo, oigan! ¡Y mire! Con este precedente, ya nadie se creerá que su propia novela es tan mala como le dicen. Todos deberíamos resucitar...
0comentario(s)
Suscribirse a Imprescindibles