A los escritores más snobs les gusta mucho la novela negra. Mario Levrero o César Aira o Ricardo Piglia han leído mucha novela negra. Les pone. Les gusta. Como son Levrero, Aira y Piglia, su lectura de novela negra parece una extravagancia simpática. Sin embargo, yo creo que leen novela negra como la lee cualquier ciudadano de vacaciones: porque entretiene. Hay gente que ve telebasura y consigue que ese vicio suyo pase por una acojonante aventura intelectual. Yo creo que quien ve telebasura es un imbécil, se llame Piglia o se llame Zizek. A mí me gusta leer el best seller...
4comentario(s)
Suscribirse a Henning Mankell