Tenía uno ganas de comprobar cómo era por escrito la serie Juego de tronos, si había tantas tetas y tantos enanos, tantas bañeras desbordadas por tantas tetas y tantos enanos, tantas reinas a cuatro patas con la polla del hermano en el coño; tantas princesas violadas; tantas niñas jugando con espadas. También era la idea ver qué lee la plebe, esos putos idiotas que no rezan cada mañana a Walter Benjamin, ni mucho menos a sus replicantes menores, ejército de bufones con un epígrafe afilado siempre en el cinto, de Adorno. Esta saga de novelas la inició RR en 1995, con...
0comentario(s)
Suscribirse a George RR Martin