Si lo de Francisco Solano y Alberto Olmos es una historia de amor no me compete a mí esclarecerlo, pues aquí venimos hoy a deshilvanar las contradicciones de la crítica literaria y a hablar de sus resonancias, tantas veces inexactas. Alberto Olmos, que manda en estos lares, me encarga como Juan Mal-herido que soy leer Lo que escucha la lluvia, de Francisco Solano, en lo que viene siendo un ejercicio de exorcización del gusto, de pertinencia enemiga y -ya de paso- de crítica especular travestida. Aquí lee uno que es otro que fue leído por el que ahora es leído. Algo así de...
3comentario(s)
Suscribirse a Francisco Solano