En conclusión, los poetas estadounidenses son, poco más o menos, como los españoles. Buenos, malos, fantasmones y con la llave de su piso en algún bolsillo del abrigo que se han dejado olvidado en el bar. Es un milagro, un tesoro, que exista un libro como el que ahora comento. Encontré esta antología, titulada Una antología de la poesía norteamericana desde 1950" en la biblioteca, en la sección correspondiente (P de Poesía) casi 25 años después de que alguien se hubiera molestado en traducirla. Fue un sello llamado Los libros del equilibrista, del que no sé nada -ni tan...
0comentario(s)
Suscribirse a Eliot Weinberger