La beca literaria es la vacación del escritor; la beca no es para escribir, sino para no escribir. Durante algún tiempo, las becas proponían subsistencia y cierto trabajo, el de conocer gente y ganar otras becas y, finalmente, algún puesto profesoral. Así sigue siendo, pero ahora también, con tantas que hay tan cortas, muchos autores ven la beca como ese viaje que no se pueden permitir, y la piden justamente después de acabar un libro, por lo que la beca literaria no ayuda a escribir, sino a catar la burguesía del descanso. La beca literaria, en lo que tiene de literaria,...
1comentario(s)
Suscribirse a Eduardo Ruiz Sosa