Cesare Pavese se suicidó para orillar su propia obra y ser leído por el lado de sangre de su producción. El oficio de vivir es lo que se lee más suyo, y esa última frase (no escribiré más un gesto no sé qué) con la que acaba el diario se cita siempre y, en fin, matarse para esto. Algunos, con todo, leen a Pavese por otros rincones menos morbosos. Sus cuentos gustan mucho a unos que yo me sé, y también sus novelas breves. Isaac Rosa titula su columna desde hace tiempo Trabajar cansa por unos poemas que tiene este hombre. Son textos realistas, sentimentales, políticos de tan...
0comentario(s)
Suscribirse a Cesare Pavese