Como un Azcona checo o un lazarillo de Praga le parece uno este Trenes rigurosamente vigilados de Bohumil Hrabal: pronúncienlo fuera del alcance de los niños. Trenes rigurosamente vigilados es esa novela que parecerá buena mientras no se lea, pues tiene un título fabuloso, de magnetismo incomprensible -serán los trenes, será la vigilancia, será el adverbio: qué será-, que da gusto decir, publicar, filmar y meter en la mochila. Trenes riguosamente vigilados. Debería existir un premio Nobel sólo para gente que titula bien. Yo traté de leer este libro famosísimo hace años, y...
1comentario(s)
Suscribirse a Bohumil Hrabal