Parece que hay una moda un subgénero un filón un dolor un relato nuevo en México: es este: el segundo grado. Está esa fábula de tantos y de Lucanor, sobre un filósofo pobre que recoge putas las hojas del suelo, pero detrás de él va otro filósofo que recoge las hojas que él no quiere. Pues esto es igual, pero con personas: los inmigrantes. Los llaman migrantes, allá en México y Centroamérica, y basta un título de un libro de crónicas de Óscar Martínez para ir viendo hasta dónde se hunde la desgracia: Los migrantes que no importan. Pensamos, y se ha narrado ya, y se han...
0comentario(s)
Suscribirse a Antonio Ortuño