Coca-cola es inmortal

Nuevo post en Lector Mal-herido donde se repasan varias novedades -o no tanto- para ahorrar papel y, mayormente, cerebro. Cuatro libros comenta hoy el ínclito Juan: Irse a Madrid, de Manuel Jabois, Chatarra, de Alejandro Hermosilla, El límite inferior, de Nere Basabe, y Sexo tras unos días sin vernos, de Tao Lin. Y deja esta peculiar reflexión:

El hombre y el oso

Juan Mal-herido da cuenta hoy de su lectura de Oso, la atrevida novela de Marian Engel rescatada por Impedimenta para animar la imaginación amorosa de los lectores. Un extracto de la reseña:

¿Es mejor un oso que un hombre? O: ¿es mejor un oso que un canadiense? Son las preguntas que formula y responde esta novela, absolutamente demencial y malilla, pero que había que leer, por si acaso.

Marca Calasso

Juan Mal-herido reseña hoy La marca del editor, de Roberto Calasso, un breve ensayo sobre el arte de la edición y -en cierta manera- su final. Un extracto:

Ser editor es uno de los tres oficios más fáciles del mundo si eres rico. Roberto Calasso viene de clase alta -lo sabe uno sin mirarlo en la Wikipedia, que lo pone- y eso ya otorga competencia genética, porque los ricos hacen bien tres cosas: gastar dinero, robar dinero y editar libros.