Enviado por MH el Lunes, Agosto 3, 2015 - 01:25

Juan Mal-herido descubre hoy -para sí mismo- al escritor Manuel de la Escalera, con su libro Muerte después de reyes (Akal). Un extracto de la reseña:

A mí, que me aburre sobremanera la novela de la Guerra Civil hecha de oídas y entre los algodones de la democracia, me admira y me fascina la novela de la Guerra Civil y la postguerra escrita ahí, amoratado por la derrota y por la vida. Sólo las fechas de nacimiento y muerte de Manuel de la la Escalera me conmueven: 1895-1994.

Post completo aquí.

Enviado por MH el Lunes, Julio 27, 2015 - 20:38

Nuevo post en Lector Mal-herido donde se repasan varias novedades -o no tanto- para ahorrar papel y, mayormente, cerebro. Cuatro libros comenta hoy el ínclito Juan: Irse a Madrid, de Manuel Jabois, Chatarra, de Alejandro Hermosilla, El límite inferior, de Nere Basabe, y Sexo tras unos días sin vernos, de Tao Lin. Y deja esta peculiar reflexión:

Ha cerrado hoy el Café Comercial, donde no creo que se hiciera en verdad tanta literatura, pero al menos hacían buenos cafés. Las editoriales pequeñas e imprescindibles también cierran; cerrarán. Cuando uno nombra Salto de Página, Periférica o Jekyll and Jill está nombrando la muerte de la cultura; la muerte mañana. Esto es así y muchos autores no se dan cuenta nunca, hasta que pasa y ven que la vida es propiedad de las multinacionales, que nunca se puto mueren. ¡Coca-cola es inmortal! 

Post completo aquí.

Enviado por MH el Lunes, Julio 20, 2015 - 20:35

Muy a gusto ha leído Juan Mal-herido La caída, de Diogo Mainardi, libro sobre el hijo que es en verdad un libro sobre la cultura en el hijo. Un extracto de la reseña:

La caída se subtitula Memorias de un padre en 424 pasos. Eso, unido a la primera línea de la contraportada ("El libro arranca con una frase escueta, demoledora: Tito tiene parálisis cerebral"), puede justificar huidas muy sensatas por parte de cualquier lector veraniego. No, pensará el lector en bañador o bikini, otro puto padre vendiéndome a su hijo cuando lo que yo quiero comprar es literatura. Pero hojeando el libro -yo hojeo todos los libros del mundo- la cosa pinta mejor: David Markson, Mario Bellatin, Joe Brainard, Eliot Weinberger, Edmund de Waal.

A esta genealogía genial (gege) se adscribe este librito nada sentimentaloide, que nos deleita con el minimalismo de Esto no es una novela o Gallinas de madera, con la sencillez del Me acuerdo y con la triangulación cultural de Las cataratas o La liebre con ojos de ámbar, libros todos que ya deberíais haber leído.

Reseña completa aquí.

Enviado por MH el Lunes, Julio 13, 2015 - 17:58

Juan Mal-herido da cuenta hoy de su lectura de Oso, la atrevida novela de Marian Engel rescatada por Impedimenta para animar la imaginación amorosa de los lectores. Un extracto de la reseña:

¿Es mejor un oso que un hombre? O: ¿es mejor un oso que un canadiense? Son las preguntas que formula y responde esta novela, absolutamente demencial y malilla, pero que había que leer, por si acaso.

Reseña completa aquí.

Enviado por MH el Lunes, Julio 6, 2015 - 15:25

Juan Mal-herido reseña hoy La marca del editor, de Roberto Calasso, un breve ensayo sobre el arte de la edición y -en cierta manera- su final. Un extracto:

Ser editor es uno de los tres oficios más fáciles del mundo si eres rico. Roberto Calasso viene de clase alta -lo sabe uno sin mirarlo en la Wikipedia, que lo pone- y eso ya otorga competencia genética, porque los ricos hacen bien tres cosas: gastar dinero, robar dinero y editar libros.

Hay dos tipos de editores: los ricos y los asalariados. Los ricos publican lo que quieren y los asalariados publican lo que a lo mejor vende algo. Es muy distinto publicar con un ojo en la cuenta de resultados y otro ojo en el texto a publicar con los dos ojos en el texto y en tu gusto.

Gusto tiene cualquiera. Si publicar fuera todo gusto, cualquier fulano podría ser editor. ¿Qué clase de trabajo es ese que consiste en gustarte a ti? Todo trabajo consiste en gustar a los demás, en hacer productos que acepte el público. Así, un editor que puede perder dinero no es en puridad un editor, sino un señor con caprichos.

Post completo aquí.

Enviado por MH el Lunes, Junio 29, 2015 - 20:40

Juan Mal-herido dedica el post de hoy a repasar las obras de Lázsló Krasnahorkai publicadas en España, autor húngaro del que por fin ha aprendido a pronunciar el nombre de carrerilla. Un extracto del post:

Dice de sí nuestro amado húngaro: "hacía mucho tiempo, antaño, cuando no sabía aún que el pensamiento no tenía continuidad y cuando escribió unos cuantos libros ilegibles, páginas y páginas con acumulación de frases empachosas, una lógica aplastante, una terminología asfixiante, se descubrió de pronto que, por supuesto, nadie los necesitaba." Y por ser más suicida aún, añade: "tenía dos conocidos en España, un antiguo y altruista traductor y su antiguo y altruista editor, pero desde que empezaron a retirar y a convertir en pasta de papel sus libros traducidos porque no se vendían se rompió todo el contacto con ellos".

Enviado por MH el Lunes, Junio 22, 2015 - 19:41

De la reciente feria del libro de Madrid, Juan Mal-herido se trajo a casa Cuando Kafka hacía furor, las memorias erótico-culturetas de Anatole Broyard. Le han gustado bastante:

En lo que tuvo tiempo de registrar, Broyard hace un canto a la juventud que lee, a las novias loquísimas y a la vida de buhardilla con tardes en la casa de algún señorón de las letras. En Cuando Kafka hacía furor, es la casa de Anais Nin la que se visita, y luego -miles de años después- Anatole encontró la página del diario de Anais donde glosaba a su vez esa visita, y se ve de lejos y de cerca y con todas las letras dibujándole la nostalgia.   

Post completo aquí.

 

Enviado por MH el Lunes, Junio 15, 2015 - 13:56

Post plural hoy en Lector Mal-herido para hablar de poemarios firmados por Miriam Reyes, José Luis Rey, Aurora Luque, Braulio Ortiz Poole, Olvido García Valdés, Juan Carlos Mestre, Erika Martínez, Mariano Peyrou, Regina Salcedo y Francisco Ferrer Lerín.

Un extracto del post:

Yo creo que la poesía es el estadio más bajo de la creación literaria de nuestros días, el refugio de la gente sin talento alguno, gente que quiere ligar, básicamente, que desprecia el libro, pues llama libro a 43 páginas, y que desprecia la literatura y la palabra, pues prefiere dejar páginas en blanco a fajarse con las fieras del verbo, con la batalla verdadera de escribir.

Completo, aquí.

Enviado por MH el Miércoles, Junio 10, 2015 - 11:47

Alberto Olmos impartirá un taller veraniego sobre novela contemporánea a principios del mes de julio. El curso se titula "El canon del futuro: novela española del siglo XXI".

Alberto dará un repaso a la narrativa española producida desde el año 2000, proponiendo las mejores obras (también cuestionándolas) y estableciendo las líneas estéticas predominantes. Numerosos autores serán revisados en el taller, de 15 horas de duración. Se leerán extractos de sus obras y se realizarán ejercicios prácticos.

Éste es el programa del taller, que se desarrollará del 6 al 10 de julio en Billar de las letras:

Programa: 1- ¿Lo mejor del siglo? Javier Marías, Enrique Vila-Matas, Andrés Trapiello, Luisgé Martín, Eloy Tizón, Javier Cercas, Antonio Orejudo, Cristina Sánchez-Andrade. 2- Literatura y política: Constantino Bértolo, Elvira Navarro, Isaac Rosa, Javier Pérez Andújar, Belén Gopegui, Rafael Reig, Marta Sanz. 3- ¡Vuelve España!: Jesús Carrasco, Pablo Gutiérrez, Sergio del Molino, Montero Gonzalez, Juan Manuel de Prada, Fernando Royuela, Juan Gómez Bárcena, Óscar Esquivias. 4- Modernos: que inventen ellos: Ray Loriga, Agustín Fernández Mallo, Andrés Ibáñez, Jorge Carrión, Manuel Vilas, Laura Fernández, Mercedes Cebrián. 5- Íntimos, raros, minoritarios: Milena Busquets, José González, Óscar Curieses, Javier Moreno, Rubén Martín Giráldez, Aixa de la Cruz, Jon Bilbao, Esther García Llovet, Mario Cuenca Sandoval.

Podéis ver toda la información AQUÍ.

Enviado por alb el Lunes, Junio 8, 2015 - 11:50

Lector Mal-herido reseña hoy Lo que escucha la lluvia, última novela de Francisco Solano. Así empieza el comentario:

Si lo de Francisco Solano y Alberto Olmos es una historia de amor no me compete a mí esclarecerlo, pues aquí venimos hoy a deshilvanar las contradicciones de la crítica literaria y a hablar de sus resonancias, tantas veces inexactas.

Alberto Olmos, que manda en estos lares, me encarga como Juan Mal-herido que soy leer Lo que escucha la lluvia, de Francisco Solano, en lo que viene siendo un ejercicio de exorcización del gusto, de pertinencia enemiga y -ya de paso- de crítica especular travestida. Aquí lee uno que es otro que fue leído por el que ahora es leído. Algo así de gay.

Reseña completa aquí.

Páginas