Enviado por MH el Domingo, Noviembre 30, 2014 - 16:23

El raudo de hoy de Hikikomori está dedicado a Miguel Lago, polémico monologuista. Éste es:

Después de dos horas de espectáculo, de monólogo, confirmo el parecido del personaje de Miguel Lago con aquel Juan Mal-herido que reseñaba libros un poco e incurría, mayormente, en todas las barrabasadas que le pasaran por la cabeza para completar la reseña, en especial frases moralmente altisonantes sobre mujeres, catalanes, razas no hegemónicas, tullidos y demás asuntos sensibles de la sociedad, y ver a Miguel Lago, escuchar sus "chistes", me procura una nueva dimensión para pensar mi propio "personaje", pues al igual que me divertía escribiendo sus delirantes enunciados, y al igual que muchos lectores se reían leyéndolos, me río y se ríen las 400 personas que llenan el teatro con las emulsiones de improcedencia del monologuista gallego, y piensa uno tantas cosas ante semejante contradicción -pues uno se ríe de cosas que no tienen gracia, incluso de asuntos con los que, fuera del teatro, uno puede estar rabiosamente comprometido-, entre ellas, que esto que podemos llamar post-humor carece de humor, incluso renuncia en muchos casos al mecanismo propio del chiste, y se centra en esa risa incómoda, nerviosa, de palparse el cuerpo como diciendo: ¿me estoy riendo, por qué me estoy riendo, qué me pasa que me río?, y lo que pasa, en verdad, es que este tipo de humor cruel y bruto desbloquea durante un instante el pacto común de respeto mutuo, y una frase tan simple y tan tonta como "Almería es una mierda" nos sorprende, primero, y luego nos hace gracia porque uno puede haber pensado que la ciudad de Almería es muy fea, y haberlo dicho entre amigos, pero nunca pensó que pudiera decirse en público: es la publicidad de nuestras opiniones negativas lo que genera humor, es la exhibición de ese capricho intolerante del gusto lo que nos mueve a una risa que nos acusa directamente, y por eso un monólogo tan polémico como el de Miguel Lago ha de verse como una experiencia de catarsis de valor incuestionable, porque al explorar los límites de lo que se puede decir, nos lleva a cuestionarnos qué es lo que habitualmente decimos y por qué lo decimos.

Más reflexiones y curiosidades en Hikikomori

Enviado por MH el Viernes, Noviembre 28, 2014 - 16:40

Segunda reseña sobre La mala puta. Réquiem por la literatura española. Juan Mal-herido comenta hoy "la parte de Miguel Dalmau". Un extracto:

El radio de acción del pensamiento crítico de Dalmau viene definido por su fecha de nacimiento: 1957. Mientras que Román Piña se centra en la generación mindundi (60 y 70), Dalmau tiene cosas que decir sobre la generación del éxito: Vila-Matas, Muñoz Molina o Marías. Curiosamente, a Marías es al que menos cita. Así, si los cuarentones viven en la chorrada de poner en Facebook que les han traducido al holandés, los auténticos escritores juegan en otra liga autopromocional: la del que llama a El País para que le saquen una página entera sobre su éxito en Turín, Berlín o Medellín.

Puedes leer la reseña completa AQUÍ.

Enviado por MH el Lunes, Noviembre 24, 2014 - 15:42

Mal-herido reseña hoy la mitad de La mala puta. Réquiem por la literatura española, el animado ensayo que firman Miguel Dalmau y Román Piña.

Un extracto:

Con todo, Piña elude en su martirologio literario hablar de un asunto casi diríamos que técnico. Por un lado, no todo el mundo puede publicar todo el tiempo todo lo que escribe. Hay demasiados escritores. Por otro, no todo el que publicó algo merecía publicarlo, y son muchas las novelas (con premio y premios, con lectores, con película) salidas en los 90 que a día de hoy resultan infectas. Habría que discernir cuántos autores quedan fuera del engranaje editorial simplemente porque sus libros no le gustan a nadie, y porque publicaron debido a coyunturas simpáticas que permitían juegos de manos con la autoría. Es decir: a lo mejor -en algunos casos- el delito (digamos) no está en no publicar a un autor, sino en haberlo publicado cuando no procedía.

Post completo AQUÍ.

Enviado por MH el Viernes, Noviembre 21, 2014 - 13:30

"Los libros de Mercedes Soriano no son fáciles de encontrar. Yo los he hallado sin buscarlos mucho, en una biblioteca municipal en cuya S caí por culpa de Sebald, Sontag o algún Sánchez. Me sorprendió ver allí, en una ciudad pequeña con una biblioteca llena de novedades y Planetas, dos libros dos de Mercedes Soriano. Eran: Contra vosotros y ¿Quién conoce a Otto Weininger? Nadie los había tomado en préstamo nunca."

Semblanza completa AQUÍ

Enviado por MH el Lunes, Noviembre 17, 2014 - 16:18

Lector Mal-herido reseña hoy Indies, hipsters y gafapastas, de Víctor Lenore. Un extracto:

Si lo hipster puede definirse como el conocimiento exhaustivo de todos los productos culturales exquisitos disponibles en el mercado, y por la práctica de un desvío puntual hacia el mainstream, así como por la negación altanera de que uno sea en verdad eso que llaman hipster, Indies, hipsters y gafapastas es lo más hipster que hay ahora mismo en España.

Reseña completa AQUÍ

 

Enviado por MH el Sábado, Noviembre 15, 2014 - 04:24

Estimados lectores:

Como veis, estamos cambiando el diseño de la página. El comando Iniciar Sesión se encuentra a la derecha de este aviso, sobre el cielo de Madrid. Si no puedes verlo, prueba a cambiar de navegador.

Algunos usuarios siguen viendo el fondo anterior, que al ser negro oculta INICIAR SESIÓN. En este caso, debéis refrescar el navegador.

Estamos trabajando para que todo funcione perfectamente en unos días.

Disculpad las molestias.

Muchas gracias.

(Cualquier duda, escríbenos desde contacto.)

 

Enviado por MH el Viernes, Noviembre 14, 2014 - 15:51

Lector Mal-herido reseña hoy Próxima estación: final de trayecto, de Romain Gary. Un extracto:

Los trozos dedicados a la decadencia de la virilidad son antológicos; los pasajes sobre la crisis económica, muy apañados; lo amoroso, sin embargo, rezuma cursilería y da un poco de grima si no recuerdas cada cinco segundos que está escribiendo un francés. La leve trama sostiene adecuadamente un puñado de motivos que, en definitiva, dan en una novela de palpable honestidad.

Reseña completa AQUÍ.

Enviado por MH el Jueves, Noviembre 13, 2014 - 01:15

El "raudo" de hoy en Hikikomori:

Ver envejecer a los padres es una experiencia que no carece de glosa ni de comentario, de libros quizás también, de recorrido en las conversaciones de los jóvenes y de los treinteañeros y de los cuarentones, y que da lugar, al cabo, al menudeo de las visitas, al recalentamiento de relaciones que hace años eran tibias o directamente gélidas, a un perdón definitivo y hermoso, y sin embargo poco se dice de la visión paralela, la que tienen los padres sobre sus hijos, a los que también contemplan envejecer, y aunque este envejecimiento del joven es menos dramático, por no ser absoluto, por no poderse contemplar en todo su itinerario natural, es en rigor más espectacular, pues el hijo sólo ha visto al padre volverse más adulto, mientras que el padre ha visto al hijo nuclear y niño y adolescente y adulto, y un poco más adulto cada día, de modo que un padre de 80 años sabe mucho más de envejecer que su hijo de 60, pues envejeció él y vio envejecer una vida entera, la del hijo, a pesar de que el hijo piense que la vejez es la ventaja, esos veinte años de más, cuando quizá la vejez mayor es ver cómo se borraron los niños que trajiste al mundo.

Más reflexiones y apuntes AQUÍ.

Enviado por MH el Lunes, Noviembre 10, 2014 - 05:56

Juan Mal-herido reseña hoy Morir bajo tu cielo, de Juan Manuel de Prada. Un extracto:

Puedo recomendar el restaurante gallego con retratos de Franco a cualquier votante de Podemos, y obtener refrendo y aquiescencia. No puedo recomendar a Juan Manuel de Prada a nadie que no rece el rosario. El comensal sabe una cosa sobre decoración: que es superficial. El lector sabe una cosa sobre ideología: que es crucial. ¿Puede la ideología ser el decorado de un escritor, algo aledaño y perdonable? No. Desde que los periódicos se leen para que nos den la razón, las novelas se leen para que nos den la razón. Nadie lee una novela de Juan Manuel de Prada después de leer una novela de Isaac Rosa. La ideología es una dieta. Estricta.

Post completo, AQUÍ.

Enviado por MH el Viernes, Noviembre 7, 2014 - 01:36

El post de hoy en Hikikomori:

El futuro de España rodado en el año 2010 en Dinamarca: la serie Borgen, de la que llevo vistos sólo cinco episodios, me recuerda al futuro, ese futuro en el cual Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se sentarán -como hacen los personajes de ficción de esta serie, confusamente etiquetados como Laboristas, Progresistas, Libertarios, Liberales...- para repartirse ministerios como quien reparte las tareas del hogar o las de un campamento juvenil (capítulo 1); ese futuro en el cual Pablo Iglesias pondrá en marcha una Ley sobre tributación en suelo patrio y Amancio Ortega se reunirá con él y le dirá que, muy bien, chaval, me caes estupendamente, pero mañana me llevo Inditex a Portugal (capítulo 5); ese futuro de ficción donde los espectadores españoles de Borgen tendremos una extraña sensación de déjà vu, si es que acaso un déjà vu no provoca siempre extrañeza, pero sabremos lo que está pasando detrás de algunas puertas, o tendremos una imagen infantil pero precisa de lo que puede estar pasando detrás de algunas puertas, incluso cabe la posibilidad de que mañana acabemos por considerar la política española como un spin off de una serie danesa, por lo demás, normalita, del año 2010, y ni siquiera nos acordemos de ver el siguiente capítulo, así sea un capítulo que nos pase justamente por encima.

Más reflexiones y paranoias: AQUÍ.

Páginas