Tolstoi, 1899

Juan Mal-herido ha leído estos días Resurrección, la última novela larga de Lev Tolstoi, acabada en 1899. Estuvo bien. Un extracto de la reseña:

El valor de Tolstoi, entonces, está en lo que narra, en cómo agota la felicidad del idioma para dejarlo amuleatando una información. Lo que le importa a este autor -seguramente el mejor novelista ever si se hiciera una encuesta entre todos los que escriben- es transmitir la vida. Para ello, oculta el lenguaje, y juega con los datos y las pinceladas de la percepción. 

Comentario completo aquí

Añadir nuevo comentario