Juan Ramón en bicicleta

Juan Mal-herido tiene hoy sus más y sus menos con Segunda antolojía poética, de Juan Ramón Jiménez, que le ha apetecido (re)leer viendo que empezaba el invierno. Un extracto del post:

¡Qué tranquilidad violeta/ por el sendero, a la tarde! / A caballo va el poeta... / ¡Qué tranquilidad violeta!

Oyes, Juan Ramón, ¿no ves mejor que el poeta, de suyo y con la tranquilidad violeta, vaya además en BICICLETA!

¡Qué tranquilidad violeta /por el sendero, a la tarde/ En bicicleta va el poeta/ ¡Qué tranquilidad violeta!

¡Mucho mejor!

Post completo aquí.

Añadir nuevo comentario