James M. Cain, póstumo

Juan Mal-herido reseña hoy viernes la novela perdida de James M. Cain: La camarera. Un extracto de la propia novela:

-En el bar, las piernas desnudas cogen mucho frío a la una de la madrugada. Pero si me aceptas una sugerencia, con lo que tienes debajo de esa blusa, yo me quitaría el sujetador.

-¿Estás segura?

-Bueno, yo sí que lo haría. Ayuda con las propinas...

-Para mí las propinas son lo principal.

Reseña, aquí.

Añadir nuevo comentario