Crítica y blogs

[A.O. fue consultado por Ricardo de Querol sobre crítica literaria en nuestros días para armar un reportaje que salió ayer. Se titulaba La crítica en días de tuits. Podéis leerlo AQUÍ.

Copiamos a continuación el mail íntegro que recibió el periodista, por su posible interés.]

Hola, Ricardo. Voy diciendo cosas; supongo que tomarás frases de aquí y de allá, las que te sean más útiles, para armar tu reportaje. Preferiría, en este sentido, un pasaje más extenso de mis opiniones que varios cortes breves, que siempre suelen dar una impresión menos adecuada de la actitud de uno. Bueno, voy. Saludos, Alb. (Siento la extensión.)
 
En primer lugar, considero que la crítica literaria es el estamento más deteriorado de todo el entorno editorial.
 
Esto se debe, cómo no, a varios motivos. Básicamente a dos: por un lado, el propio descrédito en que ha caído la crítica tradicional; por otro, la aparición de diversas herramientas on line que permiten a cualquier internauta pronunciarse públicamente sobre un libro. Estos pronunciamientos funcionan a fin de cuentas como “recomendaciones”. Un editor me dijo que sólo afirmar en twitter que una novela te ha gustado -si el afirmante tiene varios miles de seguidores- le vale tanto, en términos de promoción y comercialización de la obra, como una reseña de cierta extensión.
 
Así, considero que “muchos críticos” han acabado con la estrella de la crítica.
 
En lo que ha influencia se refiere, es indudable que decenas de blogs, y decenas de personas en Facebook, hablando bien de un libro genera mayor interés en los lectores por conocer ese libro que una reseña positiva en un suplemento tradicional; incluso: que una portada en dichos suplementos.
 
Un tema aparte lo constituyen los blogs.
 
Por un lado, es notorio que el blog siga a día de hoy siendo relevante, cuando en la Red todo pasa de moda en apenas un par de años. De momento, no se ha creado una plataforma más efectiva para comunicar a los demás tus impresiones sobre un libro que un blog.
 
El blog parte de una desventaja: nadie lo conoce. Si a un señor le otorgan una reseña semanal en Babelia o El Cultural, ese señor ya parte con un público previo de cierta entidad. El blog parte de cero, absolutamente de cero. Por ello, considero que cualquier blog literario que se haga popular tiene un mérito inmenso, y deja en ridículo además a todos aquellos que firman semanalmente en prensa escrita y cuya firma, curiosamente, nadie conoce ni sigue ni atiende.
 
El blog, sin embargo, tiene a su vez ciertas virtudes intrínsecas. Se sobreentiende que el autor del blog no es “nadie”, esto es, que no cuenta con amigos en el mundo editorial, ni con filiaciones económicas respecto a ninguna editorial, por lo que sus opiniones, desde un principio, se consideran absolutamente independientes. A esta imagen intrínseca contribuye que el autor del blog reseñe sin recibir pago alguno por sus textos.
 
La independencia es la principal fuerza de legitimación de un blog. No debe dejarse de lado el dato de que, indudablemente, el porcentaje de reseñas negativas en la suma de los blogs literarios en español es muy superior a ese porcentaje en los suplementos o revistas literarios.
 
¿Acaso los suplementos y revistas no son independientes? Digamos que en alguna revista de libros puede verse, mes tras mes, cómo un reseñista, y al tiempo autor, reseña libros de determinado sello y siempre con las mejores calificaciones. Tampoco es extraño que un autor amigo de otro autor lo reseñe con un entusiasmo que creíamos reservado sólo a las obras maestras incontestables. Así, en los suplementos tradicionales, obras maestras aparecen casi cada día.
 
No quiero perder la ocasión de comentar, al hilo de todo esto, la reseña que Francisco Solano me dedicó en Babelia hace algo más de un mes. En ella podía verse la permanencia de modos y soberbias propias de los suplementos en los años 90, esto es, la creencia de un crítico de que puede “cargarse un libro”, como dijo en una ocasión Antonio Muñoz Molina. La reseña de Solano es la reseña de un verdugo, no la de un crítico honrado. Su inquina y su afán aniquilador despertaron bastante curiosidad en la red, según me consta; con todo, y a eso voy, nadie le dio importancia real.

Esa reseña de Solano, aparecida en estas páginas, es buena muestra de por qué los suplementos literarios a día de hoy tienen tan poca influencia. Se nota demasiado que muchos críticos se guían por motivaciones muy alejadas de la simple probidad intelectual.
 
Por otro lado, hay que apuntar también un demérito de los blogs literarios, demérito que comparten con los suplementos y revistas. Es: que obedecen demasiado a las editoriales, a sus departamentos de márketing. Así, un libro en cuya faja figura la afirmación de que es “una obra maestra”, “la mejor novela de su generación”, o “la novela de la crisis”, es recibida tanto en los blogs como en los suplementos literarios exactamente como tal. En ese sentido, no hemos avanzado mucho.

Finalmente, quiero afirmar que una reseña media de cualquier suplemento impreso es químicamente indistinguible de una reseña media extraída de cualquier blog. No hay más inteligencia ni más conocimiento, ni más perspicacia ni interés en una reseña profesional (esto es, pagada) que una hecha por amor al arte.

En ese sentido, no creo que haya nadie en España, en ningún suplemento o revista, que escriba tan bien, en su registro, como el autor de La hora del lobo (http://lahoradellobo.wordpress.com/). Sus posts son una fiesta del idioma y del humor, de la sapiencia de escribir. Ningún crítico de España tiene, en ese campo, su nivel.
 
Asimismo, me parecen notables los blogs Desde la ciudad sin cines (http://desdelaciudadsincines.blogspot.com.es/), de David Pérez Vega, y Sólo de libros (http://www.solodelibros.es/). El blog colectivo Estado Crítico (http://www.criticoestado.es/) también cuenta con todo mi respeto. Sin embargo, y es digno de mención, un blog escrito exclusivamente por escritores, La tormenta en un vaso, carece de interés alguno, pues justamente todo lo que puede tener de interesante es saber quién es amigo de quién.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario