Caer tan bajo

Juan Mal-herido ya no puedo caer más bajo: Cincuenta sombras de Grey.

Un extracto:

El señor Grey está bueno: esto se dice así. Tiene ojos grises y poco más. No sabemos si es un tío bueno a lo Brad Pitt o a lo Christian Bale, alto o bajo, fortachón o flaquito. ¡Da igual! Es un tío bueno. ¿Qué parte de tío-bueno no entiendes? Su casa es inmensa y lujosa: ya está. Tiene un cochazo. Un avión privado. ¿De qué color? ¿Importa? Larsson o Larsen o como sea se preocupaba al menos de cimentar sus descripciones con el típico recurso epatante de dar detalle de cada cosa, con mucha marca comercial o mucha materia nominada (metacrilato, poliuretano, ámbar); EL James no pinta ni una pared. Todo es como si tu amiga te dice que se ha liado con un tío bueno que tiene una mansión: no dedica dos horas a describirte la mansión. Sabemos lo que es.

Ejemplo: "Las habitaciones son elegantes, sobrias y con muebles de calidad".

¿De qué calidad? Nos la pela.

Reseña completa aquí.

Añadir nuevo comentario