Enviado por admin el Miércoles, Mayo 25, 2016 - 14:44

Juan Mal-herido ha leído con gusto pero sin entusiasmo la primera parte de la trilogía Vernon Subutex, de Virginie Despentes. Un extracto de su comentario:

La escritura perro callejero tiene algún predicamento en Francia. En España, no. En España no puedes escribir "me comieron el coño" cada cinco páginas y esperar que tu libro sea loado por el establishment oficial, valga la redundancia. En el país de Anne Marie Le Pen, desde que viajaron al final de la noche de la mano del hijo de puta de Céline,es normal que cada década literaria tenga su hijo de puta. En la Francia de hoy el hijo de puta electo es Michel Houellebecq.Despentes presenta candidatura.

Completo aquí.

Enviado por admin el Martes, Mayo 17, 2016 - 21:39

Que lo mejor que sabe hacer Foster Wallace es escribir sobre tenis, dice Juan Mal-herido después de leer El tenis como experiencia religiosa. Un extracto de la reseña:

De hecho, lo mejor que habia leído -que recordaba haber leído- de David Foster Wallace era ese ensayo o crónica, esa excusa esportiva, que aparecía en Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, y que se titulaba también tan largo; era: El talento profesional de Michael Joyce como paradigma de ciertas ideas sobre el libre albedrío, la libertad, las limitaciones, el gozo, el esperpento y la realización humana.

Reseña completa aquí