Enviado por admin el Lunes, Septiembre 19, 2016 - 18:35

Juan Mal-herido ha pasado un rato estupendo leyendo El señor Norris cambia de tren, la novela de un treinteñero Christopher Isherwood que mezcla sadomaso con nazismo. Dice:

Norris es un personaje extraordinario: coqueto, medio marica, gustoso del látigo y comunista; con deudas eternas y un criado malévolo, un secretario, en rigor, que le controla los gastos.

Completo comentario aquí.

Enviado por admin el Lunes, Septiembre 12, 2016 - 17:07

Juan Mal-herido ha leído, muy apropiadamente, las dos sonatas frías de Ramón del valle Inclán, Sonata de otoño y Sonata de invierno. Buena cosa. Dice:

Sonata de otoño tiene algo de Las desventuras (penas) del joven Werther, porque hay una pasión domiciliada y eso es todo lo que hay, amén del domicilio y un caballo del que se cae un señor. No encuentra uno relojería narrativa alguna en estas páginas, que se suceden por el gusto de sucederse sibilinas y estilosas.

Reseña completa aquí.